Entrevista a Gabriel Betancor, responsable de los Fondos Audiovisuales de la FEDAC

El historiador Gabriel Betancor

Gabriel Betancor Quintana es el responsable de los Fondos Audiovisuales de la FEDAC -Cabildo de Gran Canaria-. Como tal, ha realizado diversas exposiciones fotográficas para acercar el patrimonio histórico a la ciudadanía. En esta ocasión, con motivo de las XIII Jornadas de Patrimonio Cultural de Teror, inaugurará el miércoles 26 de abril la muestra La muerte en Canarias, en la Sala «La Galería» del Iltre. Ayuntamiento de Teror -Plaza Muro Nuevo, 2-. Será abierta al público a las 20:30 h y podrá ser visitada hasta el 5 de mayo.

  1. La página web del Archivo de fotografía histórica de Canarias ha sido renovada recientemente. ¿Qué ventajas y novedades presenta para los usuarios?

La principal novedad es que hemos duplicado el número de registros fotográficos históricos que ponemos a disposición de la sociedad en www.fotosantiguascanarias.org; antes ofrecíamos 35,000, ahora 70.000. Los sistemas de búsqueda han sido mejorados y son más intuitivos.

Y lo más importante es que el sistema de documentación sigue el estándar Marc-21 y el protocolo OAI Store, que son los estándares internacionales de conservación a largo plazo de datos de valor patrimonial. Esto permite que los registros del patrimonio fotográfico histórico de Canarias sean recopilados por portales web de referencia, como Hispana, Europeana…, lo que redunda en un mayor reconocimiento y valoración del patrimonio que custodiamos.

  1. Actualmente el archivo se compone de más de 140.000 fotografías, que han sido recopiladas desde 1989 hasta hoy. ¿Cuál es la asiduidad de las donaciones? ¿Qué temática es la que recoge más ejemplares?

Prácticamente todas las semanas se produce alguna incorporación en forma de colecciones ó fondos; a veces de forma aislada algún ciudadano deposita sus fotografías de valor patrimonial, en otros casos son Servicios del Cabildo, Ayuntamientos de la Isla, Cronistas Oficiales.

La temática muy variada, como corresponde a un Archivo de carácter histórico, general, puesto que documenta cualquier aspecto de la vida social del pasado. Destacan paisajes (naturales, rurales, marítimos y urbanos), pero también arquitectura popular, noble, religiosa ó militar; agricultura de exportación,… ó fiestas, cultura, política,…                                                                       

3. ¿Cuál ha sido la donación más valiosa -históricamente hablando- que han recibido?

Desde el punto de vista de su valor documental la colección de José Antonio Pérez Cruz, más conocido como Teno. Aunque hay también otras colecciones de gran valor, como pueden ser las de la Real Sociedad Económica de Amigos del País, de diversos Cronistas Oficiales, la del propio Ayuntamiento de Teror, entyre otros

4. Con respecto a fotografías relacionadas con la muerte, ¿qué volumen ocupan en el archivo? ¿Cuáles son sus rasgos más habituales? (cementerios, funerales, entierros, difuntos, familias de luto, etc.).

Aunque su volumen no es amplio, sí que resultan llamativas por el impacto que tienen sobre nuestra conciencia de la vida y la muerte. Como parte de la vida, la muerte también está presente en la vida de las sociedades y por ese mismo motivo ha dekado registro fotográfico a lo largo de las décadas.

Desde fines del siglo XIX y hasta el primer tercio del XX, entre los sectores acomodados de la sociedad, no era extraño que a sus familiares fallecidos se les tomase una fotografía para guardar su recuerdo. Esta costumbre fue desapareciendo después de la Guerra de España de 1936 y la fotografía post mortem pasó a centrarse en registrar retratos de los familiares de los difuntos ante la tumba, durante el entierro y/ó funeral, en el cementerio,… Todo ello resaltando siempre la liturgia católica relativa a la muerte.

5. ¿Qué vamos a encontrar en “La muerte en canarias”? ¿Se asemeja en algo la muerte de antaño al mundo funerario de nuestra sociedad actual?

Veremos las distintas caras que ha adoptado la muerte en Canarias en los últimos 120 años. Desde retratos post mortem a desfiles funerarios, pasando por cementerios católicos y protestantes.  En la  variante católica del cristianismo la muerte  se vive rodeada de  una liturgia tendente a mitigar el dolor y que acaba ocultando el propio hecho de la muerte. 

Esta característica lleva a instalar los cementerios en zonas apartadas de las poblaciones a decorar con rica imaginería los mismos, … Por contra las diversas variantes protestantes del cristianismo tienden a integrar la  muerte en la propia vida de las sociedades y sus cementerios están desprovistos de la abundante imaginería religiosa característica de los católicos.

En la sociedad actual la muerte se vive de forma distinta a antaño. Velatorio, entierro y funeral han experimentado cambios significativos. El velorio ha perdido su carácter familiar y se ha convertido definitivamente en un acto de sociedad debidamente mercantilizado; cabe decir lo mismo del propio entierro y funeral. Por una parte la gestión de la muerte tiende a disociarse del ámbito religioso, por otra seguimos ocultando el propio hecho de la  muerte como parte de la vida.

Muchas gracias Gabriel Betancor por su colaboración.

(Fotografía: Casa de Colón)

Aldara Santana

Historiadora

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s